Pequeñas esperas (50 MiniCuentos)


¡Adiós preocupaciones!

 
Image

El semáforo cambió a verde para los vehículos. Los que estábamos a punto de pasar por el paso de cebra frenamos en seco. Tocaba esperar. El cruce que regulaba el semáforo tenía varios carriles en cada sentido, así como giros hacia las calles perpendiculares, por lo que tardaría un par de minutos en ponerse en verde. Saqué el móvil para consultar los posibles mensajes, más por costumbre que por haber escuchado alguna notificación: varios correos, Twitter, Facebook, Google+, Instagram, y demás redes sociales. Era casi imposible que no tuviese algún mensaje entrante. Pero no lo tenía. Lo guardé en el bolsillo y miré distraído hacia ambos lados. Todos miraban hacia la otra acera. A mi derecha un señor mayor con una camisa a cuadros se sacó del pantalón lo que parecía una llave de un coche. Se la llevó a la oreja y comenzó a hurgarse el interior con ella.

No podía creer que fuese tan guarro de sacarse el cerumen con semejante objeto. Pero me quedé de piedra al escuchar un click metálico. La parte superior del pelo comenzó a elevarse y una fina rendija era visible desde mi posición. De ella salía un humillo blanco. Noté como se me desencajaba el rostro. ¿Que diablos era aquello? Recordé todas las películas que había visto en mi adolescencia, llenas de robots y aliens. ¿Eran verdad después de todo aquellas historias o mi mente se había colapsado y me estaba provocando alucinaciones? De nuevo sonó el click y la rendija desapareció dejando un ligero vapor alrededor de la cabeza del hombre.

Se guardó la llave en el pantalón. Se giró un poco hacia mi cuando lo hizo. Por el rabillo del ojo pudo ver mi cara de asombro. Me sonrió sin ningún complejo, igual que haría para dar los buenos días en un ascensor.

– A veces necesitamos soltar las preocupaciones, ¿verdad muchacho? – susurró.

Cuando el muñeco pasó del rojo al verde y el hombre cruzó sin volver la vista atrás. Seguía con la boca abierta cuando volvió al rojo y tuve que esperar de nuevo.

FIN

 
Image


Este cuento y 49 más los podrás encontrar en el libro "Pequeñas esperas (50 MiniCuentos)". ¡DESCUBRELOS! Disponible en:

amazon

amazon